Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

miércoles, 29 de octubre de 2014

Cómo cruzan desnudas





Mujer que bajo un cielo de halcones y de imanes,
donde apenas podemos pisar y tropezamos,
nos ofreces tus piernas desde  altas caderas
echada blandamente sobre un suelo amarillo
y ocre de luz sucia, hojas sueltas y láminas translúcidas.
Antes de echarte para ser tomada
y de brindarte para ser violada por el ojo y el pulso
caminaste sin dudas aceras y calzadas.
 cruzada por tensiones y por días.
Ahora te cruzan por haberte visto
tus tensiones tardías y mis ganas.


Cómo cruzan desnudas tantas piernas,
teñidas de nirvana tantas piernas
tu tensión y mis ganas,
creyéndose bravías e inmortales,
las dunas amarillas de los muslos
y las nalgas errantes
y los cuerpos hendidos por las ancas
en crudas intemperies y sitios monacales,
por  vidas extendidas al pie de los sentidos
tu tensión y mis días como dos caravanas.

Sobre todo deseos trenzándose en nirvanas,
volviéndose a los ojos fuselajes que avanzan
y tienen entrepiernas
géiseres de  ardientes nidos,
humedades de llamas que nos llaman
y sigilos de adioses rozándose 
con sonrosada gracia.
Nuestras bocas y sexos sabiamente agredidos,
transidos y colmados, monstruosamente henchidos,
y el turbulento paso  de la nidada insigne, 
del deseo de  hembra
 de una embriaguez de glúteos,
de desnudos torpedos de una hembra,
destruyendo mis sombras, gemas de claridades.

Amilcar Luis Blanco (Pintura y fotografía artística de Alexandre Montoya)