Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

sábado, 4 de octubre de 2014

SI YO PUDIERA






Si yo pudiera ser como esa fiesta
que enamora la luz y la memoria;
esa fotografía a mil colores,
buscaría la forma de encontrar tu regazo.
Pero no, esta no es una fiesta, no cabe.
Están la rayuela, la cachila,
descendiendo de  De Caro y Arolas
hacia las veredas con mosaicos de misterio,
hacia las calles de la tarde vistas desde la melancolía,
vistas desde la tristeza sin límites extendiéndose.

Si yo pudiera ser como una fiesta, me decía,
para vestir la tarde de alegría y sacarla a paseo,
si pudiera meterme en tu regazo y mirar de reojo,
y migrar de costado como un niño que viaja
por su vigilia al sueño
y no caer en la fantasmal, melódica, doméstica tristeza,
que se desmorona desde todo el pasado de mundo que me asiste.
El alma tocaría a dos bandoneones, 
giraría a dos bandoneones, 
se pasearía, bailaría entre las claridades y los vientos.

Amílcar Luis Blanco ("Danzas en tus sueños", pintura de Mónica Lowenberg)