Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

lunes, 23 de marzo de 2015

Reloj de arena





En embudos de lacia transparencia
caen tus pasos
y mi cuerpo y tu cuerpo.

No sólo nuestros cuerpos,
otros cuerpos,
otras series de pasos.

Son innúmeros pasos,
son innúmeros cuerpos,
incontables.

Bienvenida al cristal,
al cónico cristal,
a la blanda caída.

Apenas voy
seguido por tus pasos,
a penas.

Nuestro amor se decanta
cada día,
pasa como la arena.

Un alambique de alma
transparente
nos sostiene en la vida.

Y los dos nos miramos
traspasados
por esa transparencia.

Pero a la vez los días son contados
y los granos de arena
son contados.

Hay una incandescencia de lo frágil
y los granos de arena y los segundos
se funden en la herida del ocaso.

Amílcar Luis Blanco