Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

miércoles, 21 de septiembre de 2011

ANTES DE QUE LLEGUE EL OLVIDO



Viento, mar, odio, amor, cielo o silencio,
rostros, cuerpos, caricias, como antojos
nos golpean rapsódicos las manos o la frente
y hasta se dejan ver, maná fluyente,
en la cámara oculta de los ojos.
Son recuerdos; son notas de un arpegio
mucho mayor, todo quietud y mutismo;
el olvido sin fondo, ni represa.
Andando a nuestro lado con su paso de abismo;
vacío en que se pierde nuestro jamás; una dehesa
que bajo su agua enfría un vivo paroxismo
y después guarda trozos de corazón doliente y de cabeza,
tras las menudas muertes de uno mismo.
Habrá calles, ciudades, rostros, plazas, balcones,
Melodías preñadas de emociones
Que nunca volverán. Sucio nihilismo
para este ser sin ser que somos, ilusiones.
Antes de que llegue el olvido
de que tu voz se apague sin un ruido,
tu cuerpo sin mi estrecho abrazo huelgue,
déjame que te cante y te conserve
y abarque en el poema consabido

Amílcar Luis Blanco