Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

viernes, 27 de enero de 2012

EL NACIMIENTO


¿Quién sale del silencio de tu vientre
como una flor escualida y ferviente?
Encendiendo el fulgor de tu mirada
en ángulo de sol y madrugada
un farol de las sombras se desprende.
Vino de la enramada de la noche
reciente, de la fugaz tiniebla con voces,
gritos y melodías y sonidos
que se alejan temblando porque hieren
esa fruta de luz por la que esperan
en sus camas los niños y en sus temores
sólitos las madres, las ayas, las parteras.
Un parto azul de sismo, de frontera,
cuando quiebra su línea el equilibrio.
Apenas sostenido su convulso sistema
en un manto de tierra o agua palpitante,
en la feraz paciencia de la hiedra
sobre lo inconmovible de la piedra.
Alguien será, discurro, el que te asole
y pruebe con sus manos y sus ojos
la novedad del mundo que lo cierne
entre pliegues de carne que se abren
para que ingrese su menudo llanto
y la pequeña boca muerda y goce
la enhiesta pulpa roja de tus senos
y ya la tierra nunca más vacía
adquiera al fin sentido y te sonría.-

Amilcar Luis Blanco