Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

viernes, 6 de enero de 2012

YUYO VERDE



Hay un sol de potrero y de barranco
que linda con el cielo
hundido en los confines suburbanos.
Un horizonte desprendido y franco,
sin astillas de hielo,
y perdura en la piel de nuestras manos.

Cuando nos alejábamos,
sólo fieles al riel de una mirada,
ligeros y ligados,
los dos nos abismábamos,
hacia la estrecha rada
de un mar de yuyos verdes cincelados.

Mar de arrabal y vientos sin anclaje;
prados de libertad desarropada,
de un futuro voraz, prometedor;
yuyo verde regado por un viaje
onírico y lluvioso de edad hoy liquidada
y desengaño convertido en flor.



Amílcar Luis Blanco