Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

miércoles, 4 de febrero de 2015

Antes de las palabras







Ahora las palabras y antes las palabras.
"En el principio era el verbo"
según el evangelio de San Juan.

¿En qué principio, en el ignoto, en el cerrado,
en el inhumano o propiamente en éste,
aunque pasado, el que aún vivo y sueño?

Porque hubo un antes sin palabras precisas,
dichas o pronunciadas, hubo un antes;
después de la materia y del presagio.

El de sólo silencio y murmullos en ciernes
surgiendo en ayes o chirridos o golpes,

martillos y quejidos, barrenos y sirenas.


Y todos resbalamos por ese tobogán
conteniendo el aliento, lanzados en el grito
y a nuestro lado había otro hombro infinito.

De manera que el verbo quedaba entre comillas
y sus valvas abiertas ya después del abismo
para que nazcan críos engastados en el primer silencio.

Los artefactos fónicos, las articulaciones
del asombro, el peligro, el temor y la duda
se metieron con ruidos adentro del mutismo

Y los mudos primates se miraron
y señalaron sombras, aguas, árboles, nubes
y las metieron dentro de sus lentos gruñidos.

Cuando San Juan llegó ya estaba todo hecho
pero el principio fue, señalándonos todo,
una pugna entre ruidos y silencios.

Amilcar Luis Blanco