Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

jueves, 12 de febrero de 2015

COPAS DE BUEN VINO
















Hay las copas de vino  vinculándose;
sangres.
Hay las copas de sangre emocionándose;
vino.
Pasa por las gargantas su sed;
es un torrente;
un deseo tenaz de luz y transparencia
y humedad y blandura consecuentes.

El alma contra el alma.
El sueño sobre el sueño
para un plus de vigilia sobre toda vigilia.
Y ese río teñido del color del deseo;
trozos de sol guardados
y latidos
desbordando cristales.

¡Ay del rubí del vino cuando llora o transpira!
Y cae desde tristezas su ser amoratado
o se hinca de codos sobre barbas de estaño
y el paladar se estraga de taninos y espacios.

¡Ay del rubí del vino que llamea
y en una suave fragua envuelve la marea
del día,
la marea del quehacer cotidiano y las maneas
sueltas de nuestros corazones en proceso
de sentirse bombeando acompañados
en sílabas de un tiempo ferviente y sosegado.

Amílcar Luis Blanco