Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

jueves, 7 de abril de 2011

CRISTINA, LOS MEDIOS HEGEMÓNICOS Y EL GRUPO OPOSITOR.- CARADURISMO, MENTIRAS Y VIDEOS

Una vez mas los grandísimos caraduras, los enemigos del gobierno representativo de la mayoría popular encabezado por Cristina Fernández, procuran restaurar, mediante mentiras y videos, la impostura desde la que intentan engañar a un electorado sobre el que siembran a granel las semillas de la mentira y la tergiversación de los hechos. Esta vez encubren la incontrastable justicia de un reclamo sindical que lleva años, y en el que el grupo Clarín desobedece decisiones judiciales firmes, bajo el pretexto de que el bloqueo a la planta impresora viola la libertad de prensa y el derecho a la información. No les basta con haberse apropiado de Papel Prensa en connivencia con la dictadura genocida; no les basta con que su directora, Ernestina Herrera de Noble, esté seriamente sospechada y siendo investigada bajo el cargo de haberse apropiado de hijos de desaparecidos, en complicidad con jueces y milicos de la siniestra dictadura; no les basta con haber estafado a los jubilados vendiéndoles a las AFJP, que manejaban sus fondos provisionales, acciones de Clarín a un altísimo precio para después hacerlo descender y quedarse con la millonaria diferencia; no les basta con que empresas que pertenecen al grupo, como Cablevisión, no cumplan con el artículo 161 de la Ley de Servicios Audiovisuales, que dispone que se desprendan de la enorme cantidad de emisoras para quebrar el monopolio, presionando para ello a jueces corruptos de quienes obtienen medidas cautelares que paralizan la aplicación de la ley, ni les basta con incumplir las decisiones de la Autoridad de Aplicación tan elementales como incluir en su grilla los canales Paka-paka, CN 23 que es un canal de noticias y otro canal mas que deberían propalar sus emisiones para todos y garantizar así la pluralidad también para todos; tampoco les basta con defender posiciones que favorecen a otros grupos hegemónicos que son sus avisadores publicitarios permanentes; esto es exportadores sojeros y grandes latifundistas que se sirven del trabajo esclavo o compañías financieras que fugan constantemente divisas al exterior. No, todo lo que hacen y hagan les parece y parecerá poco en esta guerra que ellos libran con un gobierno que representa a los desclasados, marginados, parias, desheredados y débiles de la gran comunidad argentina que, o por estar descorporativizados, o porque perciben la amenaza que representa para sus vidas y destinos que se los pueda descorporativizar, y aquí me refiero también a los periodistas a sueldo del grupo que sentirán el miedo pánico de quedar en la calle si desobedecen al amo, continúan segregando sobre ellos el veneno, la ponzoña de la mentira constante, de la invención constante de una realidad inexistente y la interpretación sesgada, tergiversadora y eufemística de reales o supuestas corrupciones que intentan minar y diluir el grado de credibilidad del gobierno.
Esto se ha ejemplificado muy claramente con el video de la negociación que los abogados del grupo llevaron adelante con los representantes de los trabajadores en el que intentan, mintiendo y tergiversando, transforma una legítima negociación por salarios no percibidos con muchísimos rubros y daños y perjuicios, en una inexistente extorsión. Es el colmo, no sólo defraudan a sus trabajadores – Clarín no tiene comisiones internas, lo ha confesado por televisión su editor responsable Ricardo Kirschbaun-, sino que también pretenden engañar a los lectores del diario, a la inmensa mayoría desprevenida que los lee, todavía