Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

jueves, 27 de febrero de 2014

SONIDO DE CIUDAD






Estallan las palabras y las voces
en la eufonía de los gorjeos
en  crujidos de  grúas y de flejes,
y quejidos  elásticos y atroces,
círculos y devaneos,
largos ejes,
ronronean conspicuos los  motores
entre los contoneos de las flores.

La ciudad se articula en las sirenas,
en los duendes del aire, la bocinas,
los silbidos del viento
y un crepitar de hornallas como penas,
marimbas y sordinas
y una parra desnuda su sarmiento,
trémulo entre tambores  cornetas y violines,
desembala trompetas y nardos y jazmines.

Un clamor se desbanda;  fútbol en los estadios
y frenadas chirriantes y campanas,
en el freír abierto de las radios
fuga de las ventanas.
El sonar bandeirante de las gaitas
Los aullidos, las sierras, los ladridos,
desparraman sentidos
de haber vivido duelos entre taitas
Somnolientos o raudos bandoneones,
lentos, cautos, alivian las tensiones.

Y la trepidación de las turbinas
de los jets, sobre escándalos y ruinas
de un rock violento y un golpear de mambos.
Un vaivén mece cumbias y  boleros,
y hasta sinuosas curvas en los tangos,
y en ligeras milongas y  entreveros.
Estruendo en la ciudad y las baldosas
en asfaltos, balcones, entre gentes y cosas;
residuos de los tiempos desiguales
y sombras de otras sombras siempre menesterosas.

Amilcar Luis Blanco ("Pintura de Ciudad" por Van Tame)