Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

jueves, 14 de agosto de 2014

PIAZZOLLA








Cuando caiga la luz y el cielo en el pesebre
tiemble de eternidad en percusiones,
un bandoneón rescatará  canciones
y arderá en noche y canto su emblemática fiebre.

Habrá temeridad escurridiza hiriendo la tiniebla.
Sacudiéndose, el miedo, en la hilarante risa,
pondrá un aroma enhiesto de mar y de ceniza
y se oirán los violines, bisagras de la niebla.

Y eso será por siempre, si yo escucho a Piazzolla
y el mundo descuaderna su afonía de viola
y se parten las horas una a una. Se inmolan,

iguales a las notas, a las claves. Se asolan,
dan de sí las penurias y desbarrancan olas
y boyan sentimientos contra las barcarolas.


Amilcar Luis Blanco