Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

sábado, 9 de mayo de 2015

LA ROSA Y EL VIENTO




La pequeña testa desgreñada de una dama
en el extremo del tallo
es la rosa que el viento balancea
dentro del aire húmedo y sombrío.

El aire la rodea como un presagio.
La rosa está calzada en cáliz verde
en sépalas preñadas nacidas del receptáculo.
Sus pétalos se ofrecen sin vacilar al viento.

Las partes de la rosa
son las raras sonrientes alegrías,
casi volcánicas, de una dama inconsciente;
los dientes de su risa se reparten.

Hay en su savia algo de lava.
Huelga la sangre en su ridícula alegría
y contagia.
Un pavor ya la enmarca
en el atardecer de sol y sombra;
heraldo del invierno y de la escarcha.

Amilcar Luis Blanco ("Rosas rojas", oleo sobre tela de Josep Ferre Revascall)