Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

domingo, 17 de mayo de 2015

MUJER SALVAJE




Derramaba sus piernas,
derramaba sus manos,
derramaba sus senos,
sobre todo sus senos
de una enorme abundancia.
Pero cuando se iba 
derramaba su ausencia
y dejaba sus huevos,
silvestres,
en la raíz del miedo.

Una vez la citaron.
Le reprocharon sus volúmenes.
Era culona y gorda
pero excitante.
Le tiraron sus huevos a la cara
pero después la ira se encendió
y hubo miedos
en todo la comarca.

Ella los miraba 
con cara de puerca,
con cara de perra,
con cara de pata,
con cara de loba.

Y mientras lo hacía
mutaba delgada,
variaba de cara,
a perra,
a pata,
a loba.

Después supimos,
con pieles erizadas
de hombres sorprendidos,
que la mujer salvaje
había pasado por nuestras calles,
nuestras vidas,
nuestros miedos,
nuestras ansias
y que sus huevos eran
embriones sustantivos de esperanza.

Amílcar Luis Blanco (Pastel de Carlos Nine)