Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

sábado, 30 de mayo de 2015

UN VIOLIN



Pintura al óleo, “El Violinista”

Un violín,
si se aprieta,
con ojos, con oídos,
mientras lo están ejecutando,
suelta lágrimas,
y despide tristezas y distancias,
además de sonido.

Y si al escucharlo estamos solos
y abrigando un dolor,
las crines de su arco
raspando su cordaje,
lanzan  gemidos lánguidos,
abrazan el fuego de nuestra congoja
y lo convierten en lívido horizonte.-

Todo violín da el alma entre sus cuerdas
si el arco con sus crines
se roza en la tensión fiel de sus tripas
y nos da sin silencios que lo aparten 
soledades violentas,
soledades amargas,
quejumbrosas.
Y pide hombros, codos y cuellos
que se angulan adrede,
iguales a los gatos cuando tensan sus lomos
para recibir todo el peso de la ansiedad
y los arañazos hostiles de la angustia.

Amilcar Luis Blanco ("El violinista", oleo sobre tela de Manoli Sánchez)