Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

sábado, 19 de febrero de 2011

A MIGUEL HERNÁNDEZ

En un día como hoy, pero cuando cumplí 14 años, mi padre me regaló "El rayo que no cesa" un libro de poemas del gran genio de Orihuela. Hoy quiero dedicarle este soneto evocándolo hasta donde sea posible.



Cárcel cual lenta muerte dilatoria
en días de agujeros de cielo con metralla.
Josefina Manresa sufre y calla,
hecha de amor y lágrimas la historia.

Arduo Miguel, de tierra y de memoria,
escribe con su sangre y no desmaya.
Sucio de porvenir en la batalla
de otra España gallarda, hecha de gloria.

Un pastor que al sereno cifra y talla
versos garcilaseanos. Parca euforia
de saber padecer bajo la noria

sin quebrar su cerviz ante el canalla.
Un astillarse en luces, una escalla
de corazón latiente y de victoria.