Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

miércoles, 1 de junio de 2011

MUJER


Mujer, casi extractada de tus ojos melados,
de tu boca de fruta,
de tus hados,
asomada a la gruta
de tus cielos pintados
Y a tus artesonados.

Deliciosa mujer que, cuanto más lejana
más cercana te encuentras, más humana;
de pómulos de ceras y manzanas.
Y de senos turgentes y cordiales
que delatan,
como frescos cubiertos por sedas y por panas,
los lúbricos instintos ancestrales,
los que de amor consuelan y no matan.

Las sirenas de escamas nacaradas,
verdes, grises, azules,
desveladas,
persiguen tus tesoros como corzos.
Y hay huríes sedientas cubiertas por los tules
rasgándole camisas
a centauros con torsos
émulos de abedules
y a donceles
en blancas efusiones de sonrisas
que surgen de tus gustos y sus mieles.

Esto de andar corriente
como un río
a bordo de un poético navío
e ingresar a los puertos y a la frente
de otros que arman bajeles
y poner en las ánforas claveles
es encender en lo escarchado y frío
una cándida hoguera de maternal estío.