Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

martes, 12 de junio de 2012

EL FUMADOR





El humo azul del cigarrillo mece
la sombra con sus hilos y repasa
el aire decaido de la casa
y después, cual temblor, desaparece

Sólo en el fumador deja y acrece
junto al deseo de aspirar su brasa
una ceniza unánime que abrasa.
Le va secando vida y no parece.

Empedernido en humo se solaza.
Con nicotina y alquitrán empece
el oxígeno, el cielo de una plaza.

El fulgor del arder llama y enlaza
al destino fugaz de quien perece
por sorber hasta el fuego que lo cuece.



Amílcar Luis Blanco  ("El fumador", obra de Eduardo Iglesias Brickles)