Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

sábado, 16 de junio de 2012

Para mi querida sobrina Lucrecia en la obra “Ocho mujeres”









Tus prendas nos convocan a la luz de la escena.
Vamos desde las norias crueles de las rutinas
Llevan otros a veces su corazón en ruinas.
Las sonrisas abiertas tras la mañida cena.

Los gestos y palabras en las voces, la pena,
el silencio espectante y las vagas sordinas
recorren las plateas y callan las esquinas
y salen las actrices como el toro a la arena

Hablan sus parlamentos. Mueven una cadena.
rotativa de cuerpos miméticos. Afinan
ideas, pensamientos de súplica y condena.

Un muerto las agrupa para que se definan
A partir de sus yerros ninguna sale buena
Y por fin todas ellas son las que lo asesinan



Amílcar Luis Blanco