Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

lunes, 24 de enero de 2011

MI IMPOSIBLE DORIAN GRAY

La cara que veo es ya la que memoro o traspaso;
no la cara exterior únicamente,
ella es la momentánea referente,
y relata, protesta, enfurece o demuda
sólo para otros ojos que continúan deshaciéndola
o recomponiéndola, según sus apetencias
de silencio o de grito o dolor o placeres;
esmeriles
o puntas de vacío que la ahuecan,
meten y sacan tiempo de mejillas o sienes.

La cara que yo veo la trabajo
con todo lo que tengo o lo que puedo,
vale decir mis muertes o cenizas,
mis pudores o vicios;
libertades que encierro cada día
días que me desgajan de máscaras y sombras,
auroras que me queman los pómulos, la frente
en hogueras de nieve
como rojos rencores, como brasas,
y que huyen incesantes del espejo,
como si evaporaran su reflejo.

No hay una cara mía que se quede
pues todo la deforma y la interviene
Su risa se levanta y se desflora llevada por el viento.
Su llanto es un deshielo de gélida tristeza
y cada vez que se abre su torrente
mi mercurio desciende
y mi azogue se raspa y hace vuelo
y nadie me contesta ni aparece
más allá del cristal.-