Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

martes, 1 de marzo de 2011

La Boca 1

Esta cuestión de tablas y parantes,
de abandonados cascos en lo oscuro
del tiempo con riachuelo y con sol puro
del pincel de Quinquela entre atorrantes,

hunde en el alma de los navegantes
un ancla sin bitácora ni apuro
y los hace varar en chapa y muro,
cantina y calle, unidos y voyantes,

en un sigilo sedicente y duro.
¿Será porque La Boca estuvo antes
en Génova y Venecia, equidistantes

sus fiebres, ansiedades y el maduro
latir de sus rincones, sin cabos ni seguro,
con iguales espíritus errantes?