Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

martes, 22 de marzo de 2011

TEJIDO CON SU SANGRE

Mar, angustias y tiempo
Y los ojos de Ulises tras el viento
Penélope desteje la trama del deseo
como si desfibrilara
hebras de sangre detenida
y a la vez apagara
rojedades de ira
y encono solapado
contra su corazón atribulado.

Alrededor de ella,
en su natal Itaca,
se asienta el desvarío.
No sólo Poseidón, su infinitud, separan
los ojos de su amado de sus ojos,
sino también las lentas estaciones
que repiten sus días
entre horizontes de parejas olas
por las que los navíos se demoran.

Sus manos con paciencia y esperanza
destejen el tejido
de un tiempo torrencial y detenido
en las oscuridades de su sangre.
Son como dos palomas
entre los gavilanes y halcones que la acechan.
Cuando Ulises la abrace
de nuevo el esplendor y el fluente río
de su sangre estival en una noche
le hará olvidar las fibras del vacío.