Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

martes, 18 de octubre de 2011

AUTORRETRATO


Hay un mirarme en multitud de espejos
y verme en otros siempre transformado
y un ritmo en la memoria desde lejos
que me recuerda, apenas bosquejado,
en imagen fluyente y repartida.
Hombre, a la vez, apático y templado,
dado a lo placentero de la vida,
estoico o epicúreo, de transida,
intensa y fiel pasión, sobrio y saciado.
Jamás esclavo del voraz estado
de una obsesión oscura u homicida
o un deseo sin freno ni salida,
ni solaz, ni dominio; estercolado.
Alguien cicatrizándose la herida,
sosteniéndose a pulso, cincelado
por una vocación de ser transida.
A veces de sí mismo acompañado
pero las mas con su alma compartida,
siempre yendo a la luz y enamorado.



Amílcar Luis Blanco