Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

lunes, 10 de octubre de 2011

TU CORAZÓN LATE


Tu corazón late pupila de los cirios
que se encienden y brillan tocados por la altura
y recorre las rosas y los lirios
desplegando una lánguida diablura
con ímpetu de brisas, melodías y escalas.
Tu corazón bate la sal con ritmo de alas
y alimenta las ganas en tus pies y tus manos
para tus desplazamientos de amor y de torcaza.
por macetas y tiestos y plantas y veranos,
e ilustra las ternuras que pones en tu casa.
Eres pura alegría de líquida diadema
de rubíes, diamantes, de pétalos ufanos
y enriqueces mis sueños y es mi obsesivo tema
sentirte alguna vez arcilla entre mis manos.
Sopesar en mis palmas tus fabulosos senos
y después deslizarlas sobre el nácar y el fuego
de tu piel a la urna de tu apetito ciego
donde hay labios de lava de volcánicos pliegos.
¡Ay, mujer cuántas noches encenderás mis años
dejarás que mi sed fatigue en los estaños
esas mieles de whiskys del color de tus ojos
que le inspira tu ausencia a mis instantes rojos
cuando por extrañarte sufro y bebo
y me alegro después porque te llevo
dentro de mis recónditos antojos.
Te espero inútilmente, inútilmente,
en el recodo de la carne oscura,
donde la agonía es más poniente
donde la humedad más sed procura
y donde la sonrisa de la gente
puede echar un sarcasmo a mi locura.
Y aún lo nuestro es posible porque todo
siempre es posible de un extraño modo.

Amílcar Luis Blanco