Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

viernes, 28 de octubre de 2011

El sueño


Duermes, tu rededor todo se aquieta.
Envuelta en tu vestido acampanado;
un pétalo durazno y ondulado
que el sol nimba en su cálida paleta.

En tu ceño el alivio se concreta.
Las dunas de tu cuerpo, de tu hado,
descansan su tensión con desenfado.
Vuelan tus sueños, brisas de veleta.

Tus párpados al día se han cerrado.
Pero el deseo, su ancestral saeta,
abrió su espectro onírico y poblado

y aventuras sin fin son ya tu meta
y te desplazan por lo imaginado,
desinhibida, libre, sin maleta.

Amílcar Luis Blanco (Pintura: "Sol ardiente de junio" por Frederic Leighton)