Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

miércoles, 30 de marzo de 2011

LOS ENAMORADOS

Esto de estar sin duda conjugados,
sintiéndonos sublimes, como dioses,
sin esperar ni prometer adioses
en mutua eternidad entrelazados.

Esto de entristecernos distanciados,
si no se comunican nuestras voces
y nuestros labios no se juran roces
de almas como ríos conectados

Desnuda nuestras mas íntimas poses
Y nos proclama como enamorados
Y los silencios pegan como coces

de sombras de padrillos aherrojados
o de yeguas alzadas pero atroces
cuando nos vemos incomunicados

martes, 29 de marzo de 2011

El amor

El verdadero amor, cuando convoca,
surge como una pura extravagancia
y no respeta tiempo ni distancia.
Obnubila y eclipsa, como una fiebre loca.

Basta con ver sus ojos y su boca,
su frente, su estatura, su elegancia,
leer sus pensamientos en el ansia
de un mirar que al mirarla me provoca.

Entonces, si poética, como vacía copa,
ella nos abre su alma con flagrancia,
como un cuerpo quitándose su ropa,

es y será el amor cual la fragancia
que desprendida de la flor evoca
su seminal sentido y su substancia.

sábado, 26 de marzo de 2011

Herbie Hancock & Lang Lang - Rhapsody in Blue - Classical Brits 2009

Sinfonía urbana

Hay distancia y altura, epifanía
de prados y montañas, cielo, instante,
respiración de oxígeno exultante,
satisfacción en plenitud y umbría.

Pero hay son de ciudad hecha agonía
de bosque agazapado y una furia rampante
caminando en la gente, en actitud errante.
Las calles clamorean su ardua sinfonía.

Abro ojos y oidos. El aire desvaría.
Hay ventanas abiertas a un aura equidistante
de campiña y ciudad y una porfía

de bocinas y pájaros, fluctuante,
de motores, sirenas, tambores; una orgía
de sonidos sumados, extenuante.-

jueves, 24 de marzo de 2011

Miguel Angel Zotto y Daiana Guspero : " esibizione Milonga" al Salone Ma...

Geraldine y Javier - Milonga de mis amores (2003)

TANGO--"Milonga de mis amores"--(Baile)--ADMIRAT1

Hoy sufro de avatares de milonga

Hoy sufro de avatares de milonga,
lloro de mí lo serio.
El alma me rezonga
y también el misterio.
Desentono.
Busco, dentro del viento,
la sin razón,
centro del transparente cono,
vano, bisagra, asiento,
fuelle azul, emoción;
lánguida lágrima de bandoneón.

Esto de hacer poesía y ser gregario
y andarme resistiendo,
querer dejar atrás el calendario
y lo que está ocurriendo
me sitúa
bajo una crudelísima garúa
que me moja el adentro
mientras dibujo filigranas tiernas
bien al centro
del arco de tus piernas.

Otra milonga mas no desdibuja,
según creo,
tu trémula ansiedad.
Mi palma te arrebuja
mientras cierro los ojos y te veo
ladera de mi cuerpo sin edad.
Bailar nos hace dueños
de un momentáneo cielo para dos,
nos saca abismos de ciega soledad
y nos devuelve, mágicos, los sueños
de absurda eternidad.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Esta pasión...

Esta pasión bullendo desde el centro
hierve hasta lastimarme con su adentro.
¡Tan verdadera es la pasión que siento!
Quema como si sol fuera o caida
a precipicio interminable huida.
¡Lava de mí que sufre y serpentea
hasta salir volcánica y marea!
Para llevarme el corazón afuera
y llenarme de sangre las palabras.
Para poner mi abismo con zozobra
en mi calor ingenuo que transpira
cada vez que te mira o que te labra
quemando su pudor para encenderte
en palpitantes, súbitas, candelas
y entrar en la caverna de tu sexo;
allí donde oscilante,
ambigua y silenciosa,
la ciega sed se mueve,hecha sombras de velas,
no obstante vigilante y voluptuosa.
Una carnal lascivia nos anima,
desnuda de los árboles sus hojas
y nos mima
y fulgura en las llamas
de las pequeñas velas
en todas nuestras camas
como aurora incesante que nos pare;
la madre genital interminable.-

martes, 22 de marzo de 2011

TEJIDO CON SU SANGRE

Mar, angustias y tiempo
Y los ojos de Ulises tras el viento
Penélope desteje la trama del deseo
como si desfibrilara
hebras de sangre detenida
y a la vez apagara
rojedades de ira
y encono solapado
contra su corazón atribulado.

Alrededor de ella,
en su natal Itaca,
se asienta el desvarío.
No sólo Poseidón, su infinitud, separan
los ojos de su amado de sus ojos,
sino también las lentas estaciones
que repiten sus días
entre horizontes de parejas olas
por las que los navíos se demoran.

Sus manos con paciencia y esperanza
destejen el tejido
de un tiempo torrencial y detenido
en las oscuridades de su sangre.
Son como dos palomas
entre los gavilanes y halcones que la acechan.
Cuando Ulises la abrace
de nuevo el esplendor y el fluente río
de su sangre estival en una noche
le hará olvidar las fibras del vacío.

sábado, 19 de marzo de 2011

Alma de danzarín (Soneto)

Fingir, porque si finjo me apersono,
me hago de nuevo extraño y en la pista
cada compás adentra y reconquista
el misterio de un centro que abandono.

Luego volver al vórtice y al tono
de todo lo que cae por cada arista
de un cuerpo vivo de malabarista,
girando, deteniendo mi abandono.

Valsear, en miloguísima conquista
de mi mismo y a fondo, con encono,
dejando entrar al vértigo del cono

del giro a la mujer, para que asista
sólo a una desnudez equilibrista,
única en que perdono y me perdono.

SE DICE DE MI TITA MERELLO TANGO

Virulazo y Elvira - Baile y entrevista.avi

Tango Miguel Angel Zotto y Milena Plebs (VideoTango.org)

jueves, 17 de marzo de 2011

Mujer

Mujer, casi extractada de tus ojos melados,
de tu boca de fruta,
de tus hados,
asomada a la gruta
de tus cielos pintados
Y a tus artesonados.

Deliciosa mujer que, cuanto más lejana
más cercana te encuentras, más humana;
de pómulos de ceras y manzanas.
Y de senos turgentes y cordiales
que delatan,
como frescos cubiertos por sedas y por panas,
los lúbricos instintos ancestrales,
los que de amor consuelan y no matan.

Las sirenas de escamas nacaradas,
verdes, grises, azules,
desveladas,
persiguen tus tesoros como corzos.
Y hay huríes sedientas cubiertas por los tules
rasgándole camisas
a centauros con torsos
émulos de abedules
y a donceles
en blancas efusiones de sonrisas
que surgen de tus gustos y sus mieles.

Esto de andar corriente
como un río
a bordo de un poético navío
e ingresar a los puertos y a la frente
de otros que arman bajeles
y poner en las ánforas claveles
es encender en lo escarchado y frío
una cándida hoguera de maternal estío.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Versos para la musa casi exhausta.

La musa
está sucia
de alcoholes y tinieblas.
De su risa no brotan
los días como cantos.
Se le derrumba el naipe
y el castillo y el cielo
Su corazón polea
ya no sube pasión
desde el pozo
lascivo de su vientre
hacia sus labios
muelles
y la temperatura
de fiebre de su cuerpo,
alzado como llama en la penumbra
se ha convertido en humo
acre y desatinado.
La laxa y apretada
costumbre de sus besos
se ha volado
hacia una brisa oscura
hacia un vibrar
de alas en las sombras,
que ya parecen moscas
urdiendo en el fastidio.

Un frío cósmico
ha atravesado
las paredes de cielo
de su habitación
destinada a intimidades.

“Recíbeme,
desnuda como siempre,
en tus anchas caderas
en las ondas de péndulos
turgentes
de tus pechos de arena
y de tu pelvis dura
y de tu suave vientre
y de tus muslos,
solícitos y sólidos,
alzados ajustándome
y abiertos,
acariciándome los glúteos y las ansias
y despide tu aroma,
salado,
como a sangre,
a mariscado mar, yodo emoliente
ábreme tu anillado incandescente”.

Recordando a T.S. Eliot, a quien quisiera haber conocido.

Particularmente
me gusta
pasear por las tardes
en la ciudad abierta.
Un hombre me echa algo
de su materia gris
mientras fuma distraídamente.
Una mujer pasa
sobre otra mujer
con mejillas de rosa arrebolada.
Camino sin intentar entrometerme,
con una pausa en el bolsillo,
con un carrusel de preguntas
colgado de mi cuello
como un collar de dijes,
baratijas o penurias.
Cosas se elevan,
cánticos o edificios
viajan por el cielo
de la ciudad agreste.
El riachuelo de luto
como siempre.
La fina serpentina
de la tarde que pasa.
Gente que vuelve de trabajar.
densa como una bruma,
anónima.
Destinos,
sueños,
almenares,
torres,
apuradas,
metejones,
calles,
mujeres,
extravíos.

Te recuerdo sin embargo.
En la ciudad abierta te recuerdo
Y no te conozco.
No te conozco.
Juro.
No te conozco
¿Cómo entonces puedo recordarte?

Entorpezco.
Caigo de mi mismo.
Como tantas otras veces.
Caigo de mi mismo.
Y de los otros caigo
No sólo de mi mismo.
Veo a mis costados
Veo hacia arriba de mí.
Veo detrás de mí
Y alrededor de mí.

Hago mis cuentas
Y voy pensando.
Cuando era niño.
Mi padre
Su biblioteca
Los versos de Darío:
“El varón que tiene corazón de lis…”
Me friego una mano con la otra
Se acerca abril,
Corazón del otoño,
cifrado,
se acerca,
en forma de escozor.
Lo saludo con mi imaginación.
Le doy la mano.
Es alguien transparente
que, por supuesto,
carece de entidad,
no tiene cuerpo.
Bueno, le digo,
usted tampoco tiene tiempo,
ni destino, me dice,
no hay destino.
Y se queda mirándome,
sonriente,
como si fuera un hombre.

martes, 15 de marzo de 2011

Niños sin nadie

Niños sin nadie;
dias sin regreso.
Heridos de tiniebla,
contaminados de silencio,
con madres hechas objetos,
en todo caso evocadas
en la mujer que pasa,
en los afiches
o en la marea sucia del sonido
de la ciudad abierta,
llegado a sus oidos como ayes
guitarras y violines en el viento
o en regazos de pisos de zaguanes,
bancos,andenes, plazas,
rincones para el sueño,
rezagos de piadosas intemperies
que a veces, sólo a veces,
acarician sus caras
en una extraña tregua,
como si les hablaran
con voces de consuelo
y de tanta glacial indiferencia
desprendieran dos senos y dos manos
dedicadas a ellos todavía
y extraidas del cielo o del cemento.

Niños sin nadie;
días sin regreso.
Solos de soledad,
la mas ardiente,
la surgida del mar de lo indesable;
un torbellino sedicente y duro,
de horizontal y fuerte indiferencia,
que no permite sueños ni palabras
y que los va secando hasta absorberles
aún sus propios llantos,
cortándoles las ganas,
dejándoles heridas en los cuerpos
por los que el alma se evapora y pierde
como una sangre celestial y viva,
vino de la ilusión
y carne de la vida
de aquél famoso, inexistente ¡Dios!

domingo, 13 de marzo de 2011

LA HEGEMONÍA DEL MIEDO.-

La más pérfida hegemonía, y este país lo sabe, cada una de sus cabezas lo ha sabido y cada uno de sus corazones sentido, es la del miedo. Miedo a no ser, a no poder seguir siendo, incluso físicamente, si partimos de los treinta mil desaparecidos que dejaron su irredimible huella, su hueco, su vacío,sus vidas, a manos de la más siniestra confabulación genocida de civiles y militares llenos de odio por talar y segar a quienes lucharon por la justicia económica, política, social; humana en resumen. Miedo a perder otra vez el futuro y retroceder a ese pasado de agresivas y destructivas privaciones propiciadas por esa clase de gente. Que vuelva ese pasado sin futuro, oscuro y opresivo, esclerosante, para la mayor cantidad y calidad de gente, limitándonos los más a ser espectadores de los menos, que son los que más tienen y menos dan, los únicos que pueden hacer y hacen casi todo lo que quieren. Los que han llegado a una posición de solvencia social y económica que les permite ser y ejercer la libertad de la indiferencia.-
Estas reflexiones me las ha sugerido la lectura del artículo de Beatriz Sarlo, publicado en “La Nación” de ayer, 12 de marzo de 2011, que habla de la hegemonía de una cultura kirchnerista que ella, naturalmente, denosta y deplora.- La juzga fundada en la creencia, actitud ésta primitiva y elemental que perjudicaría las facultades críticas de quienes adhieren fervorosamente al “Nunca menos”, especie de sentimiento dique, de represa emocional, instintiva que, formulada en una canción, llama a no retroceder en las conquistas obtenidas acerca de los derechos humanos, la distribución equitativa del ingreso, la inclusión social y la exaltación del sentimiento de amor y solidaridad a través de realizaciones dirigidas puntualmente a los desposeídos. Semejante manifestación de crecimiento y vuelta de tuerca que permite despegar del miedo, la ignorancia, la imbecilidad, el lavado de cerebros que propiciara y propicia la prensa hegemónica, siempre al servicio de los intereses de grupos monopólicos que cautivan el mercado y nos reducen a meros consumidores pasivos de lo que producen, le parece a Sarlo un síntoma de esclerosamiento y autoritarismo cultural. Ella ve las cosas al revés de cómo las veo yo y las ven muchos como yo.
Cita a Gramsci y diferencia entre hegemonías culturales auténticas y democráticas, horizontales, no propiciadas desde arriba, desde el poder, como sería para ella este “Nunca menos” de los Kirchner, que tendría así la marca de lo autoritario, de lo que va de arriba hacia abajo. Ante todo debería reparar en que esta manifestación es espontánea, surge de los jóvenes y no de alguna oscura directiva del Poder Ejecutivo gobernante. Debería tener en cuenta o advertir que se trata de, como en los coros o cánticos que emanan de las muchedumbres, un fervor, un sentimiento popular, una respuesta o repulsión a aquélla otra negra hegemonía, la del miedo.
También no estaría de mas que tomase en consideración que las burguesías liberales, capitalistas, hace ya por lo menos dos siglos que vienen practicando, además de la violencia, el prepo, la tortura y la muerte, cuando estos medios les fallan, la hipocresía y la mentira para defender, a capa y espada, con argumentos vergonzantes sus riquezas exageradas y asimétricas con respecto a la sociedad trabajadora que las crea y produce y, que éste combo cultural, bastantes veces hegemónico, es una burda patraña artificial, envejecida y maloliente, que ya nadie tolera porque la temperatura de la verdad o realidad que pretende ocultar o cubrir es tan alta que todas las creaciones de sus teorías efímeras, vacías y frívolas, se funden y derriten como le ocurriría a un témpano dentro de un alto horno. Señora Sarlo, la pobreza arde y quema, la exclusión social levanta todavía más esta temperatura de intemperie y arremete incluso contra el miedo paralizante que antes tuvo bayonetas, torturas y encierros y hoy tiene timoratos, serviles y lamentables abogados que tiritan de ese miedo pánico y tratan de apaciguar al poder.
Una canción, una creencia, la de que no debemos retroceder en las conquistas obtenidas, es también una convicción cultural. El estado de bienestar no lo obtendrá la humanidad quedándose de brazos cruzados. La polución ambiental, la contaminación de los mares y los ríos, talas de bosques, pruebas nucleares, no se terminarán dejando que las fuerzas del mercado libremente hagan lo que quieran en medio de una comunidad acrática y dependiente de sus veleidades. Será necesario un estado jurídico político que se ocupe de gestar acciones inteligentes y solidarias y las lleve adelante sin tener como metas únicas la ganancia y el lucro. Será necesario que el desinterés y la inteligencia guíen de una vez por todas el destino de la humanidad.-

A una mujer (Soneto)

La contemplo sentada sobre el día
como sobre un caballo tensado por el brío;
encabalgada en torrentoso río
y enseguida de bruces sobre la hierba umbría.

Con ojos de tigresa,grupa que desafía
abriendo sus mitades,mirando hacia el hastío,
al varón que penetre,carnal,su escalofrío
y encienda en la tiniebla genital su alegría.

Sólo un latir de sangre en lo sombrío
calmará palpitante la cenital porfía,
desvelada en lo lábil, mortal, del breve estío

de nuestras cortas vidas; sólo esta sinfonía
que distiende el dolor y el desvarío
de cuerpos hacia un gozo de agonía.

jueves, 10 de marzo de 2011

A CHARLES CHAPLIN (In memorian)

Emergerás sin fin de tu sonrisa,
del ballet de palillos y patatas
y en un marco de cintas de ceniza
ajustarás botones con tu llave de lata.
Patearás los burgueses solemnes y espectrales
en sus culos centrales
y embriagarás sus obvias sobriedades.
Y alegremente triste,
después de subvertir tanta rutina
regresarás como solías del chiste
a una región del gesto vespertina.
Desde un lento alcatraz,
casi de luto,
caminando a compás
en flor y fruto
para animar a nuestra sórdida sordina
saldrá tu libertad.
Hasta que al fin rendidos a tus dones,
ebrios de amor, exentos de crueldad,
en los desorientados zapatones
que calzaron tu paso nos calcemos
y una mujer descalza nos llevemos
del brazo de un final de corazones.

jueves, 3 de marzo de 2011

¿Recuerdas?

¿Recuerdas? Era cielo aquel amarnos.
Mas allá de la plaza y de la gente
ardía en nuestra piel un fuego urgente
y nos amábamos hasta apagarnos.

¿Recuerdas el dolor que fue dejarnos?
¿Y la frialdad del mundo indiferente?
Donde ninguno abandonó su frente
y acudió desprendido a consolarnos.

¿Qué ganamos? La lluvia intermitente
interrumpió con niebla el transparente
augurio de la luz para llorarnos.

Sólo ganamos muerte al alejarnos
en cada compañía diferente
y un mar de soledad, y eternamente.

Amores contrariados

Lo que ocurre está antes y después,
como los vientos.
Y no hay ideas ¿Lo ves?
Tan sólo sentimientos
Y cuando no arden juntos sus fuegos,
contrariados, sedientos,
como demonios ciegos,
se vuelven huracanes y tormentas.
Nos asolan, nos dejan devastados
Oliendo a soledad, a heridas lentas
con ojos girasoles y hechizados,
girando hacia ponientes
de soles enlutados
como inversas simientes.
Miro tus ojos, no pueden mirarme
Imagino tocar tus manos,
que no pueden tocarme.
Sufro y me punzan devaneos vanos.
Sueño que nuestros cuerpos se funden
y nuestras bocas se besan
Mis fantasías me hunden
en labiales e insólitas dehesas
de cuerpos como imanes y sangres que no cesan
de sentir eslabones y torpezas
Nuestros cuerpos no pueden
ni podrán abrazarse
Nuestras bocas no pueden,
nunca podrán besarse.
Nuestras manos cuajándose en indeseada paz,
descorazonadas, sin compás.
Nada nos ocurre ni ocurrirá jamás
Todas son y serán mudas afrentas.
Sueltos, mudos, frustrados sentimientos
Amar será morir sin filamentos
Que nos unan las cuentas

Maria CALLAS sings Carmen HABANERA in covent garden

felicia.MPG

La Cumparsita - Carlos Gardel - Tango

Osvaldo Pugliese - Desde el Alma (Teatro Colón 1985)

martes, 1 de marzo de 2011

La Boca 1

Esta cuestión de tablas y parantes,
de abandonados cascos en lo oscuro
del tiempo con riachuelo y con sol puro
del pincel de Quinquela entre atorrantes,

hunde en el alma de los navegantes
un ancla sin bitácora ni apuro
y los hace varar en chapa y muro,
cantina y calle, unidos y voyantes,

en un sigilo sedicente y duro.
¿Será porque La Boca estuvo antes
en Génova y Venecia, equidistantes

sus fiebres, ansiedades y el maduro
latir de sus rincones, sin cabos ni seguro,
con iguales espíritus errantes?

La Boca 2

Esta fiebre de ser, esta cantina
ebria que se solaza en empedrado,
ventanas con ojeras al costado
y faroles pendientes en la esquina,

abre en la ochava, hueca y femenina,
tibia hospitalidad en lo desolado
de tanta noche y tanto vino airado
como sobre un tapial una glicina.

Y la luz amarilla que se inclina
hasta verterse blanca en el tiznado
corazón de la sombra vulnerado,

manos de hogar, primores de cocina,
guarda aroma a mujer, alma de mina
y un centro palpitante y delicado.

Meterme en vos.-

Meterme en vos como un don Juan porteño
por calles de almacenes empedradas,
por esquinas, buzones y paradas,
con alma libre y relajado ceño.

Meterme en vos desnudo y halagüeño,
dispuesto a complacerte; en tus miradas,
en tus pies y tus partes mas sagradas
como si fuera tu adorado dueño.

Apretarme hacia vos, hacer pequeño
pero enorme el lugar de nuestro empeño
para llegar a todas las llegadas.

Encontrarte sutil en mis pisadas,
respirarte, sentir siempre logradas
las ilusiones, lo que trae el sueño.