Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

viernes, 18 de noviembre de 2011

EPIFANÍAS


Esa alegría insustancial de lo cautivo
en el opio sucio de lo desleido entre las sábanas
por un remolino de viento detenido pero vivo;
en la trémula ilusión de las piernas alzadas.
Esa sucesión de pavanas y sólo la unción de seso
manteniéndonos erguidos contra la claridad bajo el yeso
de cielorrasos y paredes yerbamate y alboradas
abandonadas a las fauces de las sombras cariátides,
a los corpúsculos de los imposibles y los sables
y las mesas tendidas a rígidos banquetes
de inútiles convidados de piedra, tienden cables
perdidos en la niebla de vertiginosas palabras,
devociones abandonadas antes de consagrarse en los altares
en esos púlpitos feroces de pastores abracadabras
en realidad de charlatanes de feria pupilares
que disputan regencias venidas de ramilletes de siglos
sobre las testas de los impulsivos que se aborregan
deseosos de milagros bíblicos doblados dentro de los bolsillos
de los vendedores de biblias y esperanzas que se pliegan
en los talismanes de los imanes mas pillos.

Amílcar Luis Blanco (Pintura de Carlos Alonso)