Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

viernes, 21 de marzo de 2014

UN PORMENOR DE SIEMPRE EN LA MIRADA.








Tejen las tejedoras bajo la luz de otoño,
en esa claridad contagiada de ocaso
Atienden en la tela, suspensas, extasiadas,
los bordados, el fresco de las rosas ordenadas
y en las ondulaciones del lienzo blanco las ilusiona
esa pureza hechicera propia de los jardines
En el centro, una joven mujer inclina apenas
el perfil de su testa de pelo azabache recogido.
Bajo el collar que ciñe la base de su cuello,
opima, la desnudez exhibe los carnales senos,
los pezones augustos entre morados frutos.
Pero ese gesto de atención disciplina el momento
y concentra la luz de la belleza en la intención mostrada;
un querer retener lo que se mira y absorberlo
llevándolo a lo eterno; un pormenor de siempre en la mirada.-

Amilcar Luis Blanco ("El jardín de mi duende" Pintura de Fernando Fader)